Los mejores Consejos

La fisioterapia te ayuda a recuperarte más rápido y a evitar futuras lesiones. Aprende el como y por que con nuestros consejos y sugerencias.

Cinco razones para acudir a fisioterapia sin estar lesionado

Cada vez es más frecuente y necesario visitar a un Fisioterapeuta especializado (TMO) cuando tienes algún dolor o ante una lesión deportiva. Sin embargo, esa no es la única función de la Fisioterapia TMO. Su objetivo principal es conocer la condición física de la persona (fuerza, equilibrio, flexibilidad, conciencia corporal, postura, biomecánica y alineación de las articulaciones), de tal manera se reconozca alguna deficiencia y así anticipar una lesión deportiva o un dolor.

Es decir, al visitar de forma anticipada a tu Fisioterapeuta puedes prevenir una lesión y evitar “días de para” (días de ausencia deportiva). A continuación te daremos “5 razones para acudir a Fisioterapia sin estar lesionado”.

  1. Mantenimiento Muscular: Todo deportista  se fatiga debido al entrenamiento físico, producción de ácido láctico y microrupturas fibrilares propia del esfuerzo. Al no recuperarse adecuadamente existe un 70% de probabilidad que exista una lesión durante los siguientes 2 o 3 años. Para evitar esto, los fisioterapeutas especializados tienen técnicas y equipos que facilita la recuperación. Recuerda que presionar un músculo y provocar dolor, no significa que se esté recuperando.

  1. Consejos de salud: Durante  la evaluación biomecánica se puede evidenciar, algunas disfunciones (segmentos del cuerpo que no están trabajando al 100%) permitiendo guiar al deportista en su entrenamiento para prevenir lesiones.  Recuerda los fisioterapeutas especializados son los únicos que analizan el movimiento del cuerpo de forma integral, es por ello, que  es importante visitarlos para evitar lesiones que requieran un tratamiento largo y complicado.

  1. Mejora la Postura: ¿Te acuerdas cuando tu mamá te decía párate derecho? Te contamos que tenía razón. La buena postura es fundamental para el deportista, debido a que mejora la descarga de peso, disminuye el esfuerzo y mejora la capacidad ventilatoria. Si tienes una mala postura el programa de reeducación postural está indicada para ti.

  1. Medidas preventivas: Toda lesión antigua repercute en el funcionamiento del cuerpo. Si tuviste un esguince hace 5 años, tu tobillo ya no es el mismo, se vuelve inestable y puede provocar una alteración a nivel de rodilla o cadera. La mejor forma de prevenir es realizando ejercicios propioceptivos. Recuerda el “uso prolongado” de ortesis como rodilleras, tobilleras, fajas, etc. Provocan debilidad de los músculos estabilizadores.

  1. Técnicas activas: Lo mejor de la fisioterapia son las técnicas activas, es decir, las indicaciones para casa (autoestiramientos, ejercicios estabilizadores, automasajes puntuales). Estas indicaciones son diferentes para persona, ya que todos tenemos una condición física diferente a pesar que reciban el mismo entrenamiento. Recuerda, realizar las indicaciones fisioterapéuticas en casa te elimina la probabilidad de lesionarte un 90%.

En definitiva deseamos resaltar que, la prevención es más ventajosa que la curación. Como por ejemplo, en comparación con los dentistas, es más fácil y económico  visitarlo cada 6 meses para un chequeo, antes de ir por un dolor que  no te deje ni comer. Con la fisioterapia pasa igual: no está de más acudir a una evaluación biomecánica o una sesión de mantenimiento muscular antes de sufrir una lesión que nos deje ni mover, y que tal vez podríamos haber evitado (o reducido su alcance) aplicando las medidas correctas.