Todos los post marcados corredor

Conoce tu tipo de pisada: Pie pronador o pie supinado

tipos de pisada

En una pisada neutra el  tobillo tienden a girar levemente hacia dentro (pronación), el cual es un movimiento normal, ya que es necesario para una buena amortiguación natural con la que se defiende el cuerpo.

Es decir, la “Pronación” es un efecto fisiológico y necesario con el que el pie disipa parte de la carga que recibe en cada paso para adaptarse a las irregularidades del terreno, esta se produce en la articulación por debajo del tobillo, la articulación subastragaliana.

El despliegue empieza por el exterior como siempre, pero rápidamente bascula hacia el interior, y lleva el peso del cuerpo sobre el borde interno del pie. El movimiento finaliza sobre el dedo gordo del pie de una manera muy marcada.

Pie pronador:

En caso de pronación muy marcada el ataque al suelo se puede hacer directamente por el interior del talón, como el movimiento de giro o rotación interna del tobillo se da en exceso (tobillo valgo), además de colapsar de más la bóveda plantar, la pierna también es torcida excesivamente (rotación interna de la pierna sobre el pie), promoviendo a que la rodilla se salga de su alineación normal con respecto a la pierna, hacia abajo, y con respecto al muslo, hacia arriba.  Repetidas fuerzas de rotación a través de la espina de la tibia, la rodilla, el muslo y la pelvis también ponen presión adicional sobre los músculos, los tendones y los ligamentos de la pierna.

Este es un problema muy común y puede conducir a una serie de lesiones como periostitis, fascitis plantar, contractura de gemelos, peroneos, tendinitis aquiliana, los juanetes (hallux valgus).

 

Pie supinador

Entendemos por supinación el efecto contrario a la pronación, es decir cuando hay una ausencia o disminución del efecto pronatorio fisiológico, ofreciendo un apoyo por la parte externa del pie.

Se trata de un pie muy estructurado y con poca movilidad con una bóveda plantar aumentada y el tobillo hacia fuera (tobillo varo). Provoca una rotación externa de la pierna sobre el pie, en este sentido hablamos de un corredor supinador.  Los supinadores son definitivamente una minoría comparada con los pronadores. Es normal por tanto que un pie rígido como ocurre con los supinadores esté predispuesto a tener esguinces de repetición, fracturas de estrés, lesiones de los peronéos.

 

 

 

Como darse cuenta:

Los supinadores usualmente desgastan las zapatillas en la zona exterior del talón, y la parte superior puede estar desplazada, e incluso deformada, hacia el lateral exterior.

Las zapatillas de un ‘pronador’ muestran un desgaste extra en todo el talón y en la cara interior de la puntera, especialmente a la altura del dedo gordo del pie.

 Así mismo, hay que tener en cuenta que una alteración el tipo de pisada no sólo afecta al pie sino a todo la biomecánica del cuerpo humano provocando a futuro lesiones deportivas. Por tal motivo, no sólo hay que verificar el modelo de la zapatilla sino visitar a tu Fisioterapeuta TMO para evaluar alguna otra alteración por compensación.

Coautor: Lic. Lilia Goñas

 

 

Más

Dolor lateral de rodilla

Los dolores laterales son comunes en los corredores y en los ciclistas. Todos lo atribuyen a una tendinitis de la banda iliotibial, sin embargo, eso es sólo la consecuencia.

La causa viene por el acortamiento del músculo piramidal, tensor de la fascia lata, aductores y debilidad del glúteo mayor. Por tal motivo, sugerimos no sólo tratar la rodilla, sino evaluar y tratar la cadera también.

Visita a tu Lic. Fisioterapeuta para mayor seguridad y si utiliza técnicas TMO, facilitará tu pronta recuperación.

Los estiramientos para prevenir esta lesión son:

*estiramientos de los aductores

*estiramientos de gemelos

* estiramiento del piramidal

*estiramiento de los músculos laterales del tronco.

 

Más